Seleccionar página

Sientate y respira. Antes de ponerte a correr y pegarte un buen calentón que resultará inutil para tus pretensiones, traza un plan para empezar a correr. Puedes comenzar por estas 5 preguntas.

 

1- Lo primero para empezar a entrenar, paradójicamente, es pararse a pensar ¿dónde estás?

  • Edad
  • Sexo
  • Peso y estatura
  • Enfermedades relevantes, lesiones…
  • Experiencia deportiva previa, marcas relevantes previas (si las hay)
  • Prueba de esfuerzo
  • Debilidades y fortalezas (deportivas y psicológicas)

Toda la información adicional que puedas añadir permitirá conocer tu punto de partida. Situarte para poder adaptar tu planificación e individualizarla.

2-¿Para qué entreno?

Determinar el objetivo, ver el horizonte al que quiero llegar hace mucho mas sencillo encontrar y delimitar el camino que queremos seguir.
Tiene que ser cuantificable para poder corroborar si se alcanza o no.
A modo de ejemplo: “ponerme en forma”, “correr más rápido” o “bajar peso” no son objetivos válidos porque no vas a poder medir si los alcanzas o no. Socacarás con ello una herramienta imprescindible: la motivación.

“Llegar a realizar entrenamientos de 45 minutos de carrera durante 4 días a la semana”, “correr una media maratón en menos de una hora cuarenta minutos” o “reducir mi peso en 6 kg” son objetivos cuantificables para plantearse empezar a entrenar.

3- ¿En cuánto tiempo quiero conseguirlo?

La respuesta a esta cuestión dará sentido al objetivo y hará que pueda ser alcanzable o absolutamente frustrante, siendo muy determinante a la hora de empezar a entrenar y perseguir tu objetivo.

4- ¿Cuánto tiempo semanal voy a dedicarle?

En este punto siempre es mejor contar con el tiempo “seguro” , tirar por lo bajo, y ampliarlo posteriormente, si es necesario, porque puede ser otro punto frustrante que debemos evitar. Para crear un hábito es bastante importante que esos momentos deportivos sean más o menos estables semanalmente. Ten en cuenta que hay otros tiempos semanales prioritarios (familia, trabajo, compromisos…) que harán más valiosos los deportivos.

5-¿De qué material dispongo?

Empezar con el mínimo necesario evitará gastos innecesarios o ineficaces.
A modo de resumen diré que la primera premisa de decisión es invertir en aquello que más proteja tu salud. Entre unas zapatillas nuevas o una visita al médico deportivo, o entre unas ruedas y un pulsómetro, las segundas opciones serán mejores inversiones. Si todavía tienes dudas echa un vistazo a la matriz de inversiones deportivas que tengo en mi perfil de Instagram olmos_tryner
Toda la información que saquéis de este cuestionario deberíais registrarla en vuestro diario deportivo personal, para recurrir a ella cuando sea necesario, modificarla, ampliarla o encontrar el foco perdido.

 

NOTA: Si tienes dudas sobre contratar a un entrenador deportivo cualificado, sopesa tu presupuesto y vuelve a leer la quinta cuestión ….porque si decides dar el paso, las otras preguntas te las hará él.